La voz de cabeza y el falsetto se encuentran en la misma parte de nuestra voz, en las notas altas, en los agudos.

Voz de Cabeza

El sonido en la voz de cabeza es más brillante y tiene mayor potencia.
En la voz de cabeza, los mismos músculos que se coordinan para la voz media, o la voz de pecho, van a estar activos pero en diferente proporción. Por lo que los músculos son capaces de resistir el aire en esas notas altas, creando un sonido brillante, que se puede controlar en dinámicas.
En la voz de cabeza, cuando venimos de la voz de pecho hacia los agudos, el sonido se mantiene unido, todas las zonas de la voz están conectadas.

Falsetto

El sonido del falsetto es hueco y pobre, que se puede endulzar, pero sigue sonando hueco.
el falsetto, no tiene activados uno de los grupos de músculos que se activan en voz de cabeza. Lo que causa que las cuerdas vocales no sean capaces de resistir el flujo de aire, dando como resultado un sonido hueco, sin cuerpo. Además de no tener un control tan grande y si bajamos el volumen vamos a perder el sonido.

 

En el falsetto, cuando venimos de la voz de pecho hacia los agudos, se crea un cambio a una voz desconectada. Es ese aire que las cuerdas vocales vienen resistiendo, que de pronto no lo pueden resistir y se crea ese hueco.

 

Entonces, qué tipo de voz tenemos que usar? Aunque el falsete es una carencia en fuerza a la hora de resistir el aire, estilísticamente es un recurso muy valioso para dar un tipo de textura, para dar un tipo de emoción que es diferente a la voz de cabeza.

 

QUÉ PODEMOS HACER CUANDO NO TENEMOS VOZ DE CABEZA?

Podemos hacer ejercicios que nos ayudarán a que las cuerdas vocales resistan el aire cuando estamos llegando a los agudos, y no tener un sonido débil.
Vocalizar en esa zona dónde se nos rompe la voz, hacer trabajar a las cuerdas vocales, como si estuviesen haciendo flexiones. Esta vocalización nos hará ganar fuerza y programar una coordinación en la memoria muscular.
Recordemos, la repetición en el canto es muy importante. No sólo muscularmente hablando, sino neurológicamente hablando. Todo lo que repetimos va creando más fuerza en los músculos que controlan las cuerdas vocales y también crea un hábito en nuestro subconsciente, lo va haciendo automático.

 

falsetto vs voz de cabeza